Desarrollan nanomateriales que mejoran productos deportivos

nanomateriales, deportes, ergonomía,

Esta iniciativa de ITENE e IBV busca mejorar las propiedades en productos orientados a deportistas con el uso de nanomateriales.

El Instituto de Biomecánica (IBV), en colaboración con el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE), ha trabajado durante los últimos dos años en el proyecto NANOSPORT con el objetivo de desarrollar y mejorar las prestaciones de productos deportivos gracias al uso de nanomateriales.

Según informa Enrique Alcántara, director de Innovación en Deporte del IBV, “en este proyecto hemos perseguido utilizar la tecnología de materiales más avanzada para atender las necesidades más comprometidas de algunos productos deportivos como el calzado, los pavimentos de hierba artificial y los envases monodosis”.

A lo largo de 2016, IBV e ITENE “detectamos qué problemas y necesidades tienen los deportistas para poder definir adecuadamente las especificaciones de desarrollo de los nanomateriales. A partir de ese momento iniciamos el desarrollo y optimización de los nanomateriales así como de los métodos de evaluación de los productos desarrollados”.
“La incorporación de partículas tan pequeñas (entre 10-9 y 10-7 m) en los procesos de diseño, producción y evaluación de los productos ha supuesto un gran reto al que nos hemos dedicado durante 2017” explica Alcántara.

Como resultado del proyecto NANOSPORT se ha conseguido desarrollar “innovaciones en el sector del calzado como suelas para calzado deportivo que aúnan dos prestaciones hasta ahora reñidas: una gran resistencia al desgaste y un buen agarre al suelo; así como plantillas que ofrecen una elevada capacidad de retorno de energía sin ver disminuida su resistencia a compresión de plantillas”, añade.

Otras aplicaciones que se han ensayado ha sido en “el aumento de la elasticidad y recuperación de la forma original de fibras de hierba artificial mejorando así su vida útil, así como la mejora de las propiedades barrera de envases monodosis para deportistas, basados en materiales monocapa que permitan así su reciclaje».

IBV e ITENE han contado con la colaboración de empresas de la Comunidad valenciana que apuestan por la calidad e innovación en sus productos. Las empresas Analco y Realturf han hecho posible fabricar prototipos funcionales de calzado y de hierba artificial respectivamente. Estos prototipos “servirán para mostrar la mejora funcional perseguida gracias a la aplicación de nanomateriales”.

Nanosport ha sido financiado por el IVACE en el marco del programa de ayudas dirigidas a centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas para el ejercicio 2017, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un porcentaje del 50% a través del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020.

Referencia IMDEEA/2017/71 y IMDEEA/2017/120

FUENTE: http://www.ibv.org/

Antropometría aplicada que mejorará la seguridad y ergonomía de los productos para la infancia

Antropometría, ergonomía, IBV

El IBV ha generado información antropométrica de la población infantil española para actualizar los criterios de diseño.

El Instituto de Biomecánica (IBV) ha trabajado en la segunda anualidad del proyecto de I+D EUROHANDFET para generar bases de datos antropométricas de la población infantil y obtener así criterios de diseño de productos infantiles más seguros y ergonómicos.

Para conseguir estos resultados, el IBV ha llevado a cabo una campaña de mediciones antropométricas de manos y pies de la población infantil valenciana de 4 a 14 años. Concretamente se han tomado medidas de manos y pies a 1.050 escolares de 9 centros* educativos de la Comunidad Valenciana.

Tal y como ha declarado Juan Carlos González, director de Innovación en Indumentaria del IBV, “es fundamental estudiar y conocer las características antropométricas de la población infantil para poder proponer mejoras en la seguridad, ergonomía y psicomotricidad de productos para la infancia. Creemos que estas mejoras, fundamentadas en nuevos criterios de diseño, se podrían aplicar a sectores como el juguete, puericultura, parques infantiles, deporte y sociosanitario”.

Esto será posible porque “hemos mantenido contacto con empresas de la Comunitat Valenciana para transferirles herramientas que puedan integrar información antropométrica en el proceso de diseño de productos infantiles”.

Las empresas que han participado tanto en el análisis de necesidades y definición del proyecto como durante su ejecución han sido Garvalin y Best Partner Consulting, (fabricantes de calzado); Isaba (fabricante de parques infantiles) y Safta (fabricante de material escolar).

EuroHandFeet es un proyecto financiado por el IVACE en el marco del programa de ayudas dirigidas a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas para el ejercicio 2017, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un porcentaje del 50% a través del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020

Ref. IMDEEA/2017/55

*Los colegios que han colaborado con el proyecto son:

  • Colegio Público Doctor López Rosat (València).
  • Colegio Público Martí Sorolla (València).
  • Colegio Público Martí Sorolla II (València)
  • Colegio Juan Comenius (València).
  • Colegio Santo Tomás de Villanueva (València).
  • Colegio Dominicas FEFC (Paterna).
  • Colegio San José de Calasanz (Algemesí)

FUENTE: http://www.ibv.org/

La OIT hace un llamado mundial a donaciones para financiar los pisos de protección social

donaciones-oit

Por primera vez, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) permite que los particulares, las empresas y las fundaciones hagan donaciones.

GINEBRA (OIT Noticias) – La Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo un llamado a nivel mundial para recibir donaciones a fin de financiar los pisos de protección social en los países de ingresos bajos y medios.

Las donaciones contribuirán a establecer sistemas de protección social sostenibles que podrían cambiar la vida de 400 millones de personas que hoy día están excluidas del beneficio de las prestaciones básicas de seguridad social. Las contribuciones alimentarán el Fondo OIT/Fundación Rey Baudouin para los pisos de protección social.

Hasta 91,5 por ciento de cada donación estará directamente destinada a desarrollar sistemas de protección social en los respectivos países. Con este fondo, la OIT prologará y ampliará su apoyo en el marco de su Programa mundial de referencia sobre el establecimiento de pisos de protección social para todos , que ayuda a los países a alcanzar una protección social universal.

Hoy día, 55 por ciento de la población mundial no tiene acceso a la protección social. El Programa de referencia de la OIT tiene por objetivo ofrecer cobertura a millones de personas que están excluidas de la protección social de aquí a 2030. Desde su lanzamiento en 2016, el Programa ha obtenido resultados tangibles en 14 de los 21 países destinatarios. A fin de proseguir con esta ambiciosa tarea, el Programa necesita cubrir un déficit de recursos de 30 millones de dólares. Un proyecto de la OIT en Camboya – dirigido a extender la protección social de la salud a todos los trabajadores – beneficiará de por sí a 1,1 millones de familias.

“La protección social es algo de lo cual la mayoría de nosotros nos beneficiamos y con frecuencia damos por sentado. No obstante, sigue siendo un privilegio reservado a un número demasiado pequeño de personas. El acceso a la protección social cambia la vida de las personas”, declaró Isabel Ortiz, Directora del Departamento de Protección Social de la OIT.

Ella cita el ejemplo de Regina: su vida cambió después que pudo tener acceso a una pensión de ancianidad . Regina vive en una pequeña aldea de Mozambique. Antes, para sobrevivir dependía de la caridad de sus vecinos y amigos. Desde 2010, ella se beneficia de una pensión social patrocinada por el Estado. Con este subsidio mensual puede comprar arroz, azúcar y sal, y cubrir los gastos de transporte al hospital. Ahora hasta puede mantener a su nieto que vive con ella. “Desde el día que recibí mi primera pensión, soy alguien”, afirmó Regina.

El ejemplo de Regina muestra que la protección social universal es posible. Haciendo una donación hoy, puede cambiar la vida de millones de personas.

¡Done ahora !

¡Gracias!

FUENTE: http://www.ilo.org/

La débil recuperación del mercado laboral juvenil exige una respuesta radical

oit-empleo-juvenil

A pesar de una reducción significativa del desempleo juvenil desde el momento más difícil de la crisis económica en 2009, la persistencia del desempleo y la falta de oportunidades de empleos de calidad siguen obstaculizando la búsqueda de trabajo decente de los jóvenes.

GINEBRA (OIT Noticias) – Los jóvenes representan más de 35 por ciento de la población desempleada del mundo en 2017, según las últimas estimaciones. La tasa de desempleo juvenil de 13 por ciento en 2016, subirá a 13,1 por ciento este año, dice el informe Tendencias mundiales del empleo juvenil 2017  (Resumen ejecutivo).

La cifra estimada de 70,9 millones de jóvenes desempleados en 2017 constituye una mejora substancial en relación al nivel más alto de la crisis, de 76,7 millones en 2009. Pero se prevé que este número aumente en otros 200.000 en 2018, para llegar a 71,1 millones.

A nivel mundial, el considerable aumento de las tasas de desempleo juvenil entre 2010 y 2016 en África del Norte, los Estados Árabes, y América Latina y el Caribe, ha sido contrarrestado por las mejoras en el mercado de trabajo de los jóvenes en Europa, América del Norte y África Subsahariana.

El crecimiento económico mundial sigue estado desconectado del crecimiento del empleo, y la inestabilidad económica amenaza con revertir los logros alcanzados en materia de empleo juvenil. La relación de las tasas de desempleo jóvenes-adultos apenas ha cambiado a lo largo de la última década, reflejando las profundas y extensas desventajas de los jóvenes en el mercado de trabajo.

El informe señala además las persistentes vulnerabilidades que afectan a las mujeres jóvenes en el mercado laboral. En 2017, la tasa mundial de participación de las mujeres en la fuerza laboral es 16,6 puntos porcentuales inferior a la de los hombres jóvenes. Las tasas de desempleo de las mujeres jóvenes son además significativamente más altas que las de los hombres jóvenes, y la brecha de género en la tasa de jóvenes que no trabajan, no estudian, ni reciben formación es aún más amplia. A nivel mundial, esta tasa es de 34,4 por ciento entre las mujeres jóvenes, frente a 9,8 por ciento entre los hombres jóvenes.

Es fundamental hacer frente a estos persistentes desafíos sociales y del mercado laboral que enfrentan los jóvenes, mujeres y hombres, no sólo para alcanzar el crecimiento sostenible e inclusivo sino también para el futuro del trabajo y la cohesión social.»

Deborah Greenfield, ILO Deputy Director-General for Policy

En 2017, 39 por ciento de los trabajadores jóvenes en el mundo emergente y en desarrollo – 160,8 millones de jóvenes – viven la pobreza extrema o moderada, es decir con menos de 3,10 dólares al día. Hoy día, más de dos de cada cinco jóvenes de la población activa están desempleados o son trabajadores pobres, una dramática realidad que tiene un impacto en todas las sociedades del mundo.

Para muchos de estos jóvenes, su presente y su futuro se encuentran en la economía informal. A nivel mundial, tres de cada cuatro mujeres y hombres jóvenes, están empleados en la economía informal, frente a tres de cada cinco adultos. En los países en desarrollo, esta relación es tan alta como 19 de cada 20 mujeres y hombres jóvenes.

Por consiguiente, el desafío del empleo juvenil no consiste sólo en crear empleos, sino también – e incluso más – en la calidad del trabajo y el empleo decente para los jóvenes.

“Es fundamental hacer frente a estos persistentes desafíos sociales y del mercado laboral que enfrentan los jóvenes, mujeres y hombres, no sólo para alcanzar el crecimiento sostenible e inclusivo sino también para el futuro del trabajo y la cohesión social”, declaró Deborah Greenfield, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT.

Otras conclusiones

El informe constata además que entre los sectores que registraron la mayor tasa de crecimiento del empleo juvenil en las últimas décadas figuran las finanzas, el comercio y la salud. Los jóvenes tienen relativamente mayor facilidad con la tecnología que los trabajadores mayores y cada vez más la aprovechan para ganarse la vida, aunque hay diferencias entre una región y otra en función de la difusión y el acceso digital.

Las competencias requeridas también están cambiando. Se constata una disminución en la demanda las competencias de nivel medio mientras que la de trabajadores altamente calificados y poco calificados está aumentando, lo cual contribuye con una mayor polarización del mercado de trabajo. La demanda por jóvenes muy calificados ha aumentado considerablemente en los países de altos ingresos, mientras que en los países emergentes y en desarrollo el aumento se refiere a los trabajadores poco calificados. El empleo de los jóvenes semicalificados se contrajo en la mayoría de los países en todos los niveles de desarrollo. Esta tendencia hacia la polarización del empleo podría acentuarse con las nuevas tecnologías y exacerbar las desigualdades existentes.

Un número creciente de jóvenes en busca de trabajo y de jóvenes emprendedores se dirigen a Internet – es decir, la economía de las plataformas y de las ocupaciones transitorias – donde encuentran nuevas y diversas formas de empleo, como el trabajo de colaboración horizontal por Internet, que pueden ofrecer flexibilidad y ampliar las oportunidades de generar un ingreso. Sin embargo, existen riesgos importantes como los bajos ingresos, la falta de garantía de continuidad del empleo o el ingreso, y la falta de acceso a las prestaciones sociales relacionadas con el trabajo.

Los jóvenes con frecuencia comienzan su vida laboral en empleos temporales sabiendo que es posible que no llegarán nunca a obtener la “seguridad del empleo”. Los jóvenes tienen mayores probabilidades de pasar a un empleo estable y satisfactorio en las economías desarrolladas y emergentes que en los países en desarrollo. Es esencial invertir más en la educación de calidad y en el desarrollo de competencias, ya que el informe constata que mientras más tiempo una persona joven estudia, más breve será su período de transición hacia el empleo.

El informe hace un llamado a favor de políticas que tengan en cuenta los rápidos cambios en el contorno del mundo del trabajo impulsados por la tecnología y que permiten a las mujeres y hombres jóvenes estar un paso adelante.

“Invertir en mecanismos de aprendizaje permanente, en las competencias digitales y en las estrategias sectoriales que amplíen la creación de empleos decentes y hagan frente a las vulnerabilidades de las personas más desfavorecidas deberían ser las prioridades de las políticas nacionales”, declaró Azita Berar Awad, Directora del Departamento de Política de Empleo de la OIT .

El informe recomienda la creación de asociaciones en el marco de la Iniciativa Global sobre Empleo Decente para los Jóvenes , la plataforma mundial para intensificar la acción a favor del empleo juvenil en apoyo a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible .
Fuente: http://www.ilo.org/

El IBV valida una herramienta para evaluar los riesgos ergonómicos de los trabajadores del sector sociosanitario

riesgo-ergonomicos

Los trastornos musculo-esqueléticos son uno de los problemas más habituales de salud de los profesionales de este sector.

El Instituto de Biomecánica (IBV) ha validado una herramienta metodológica para la evaluación de los riesgos ergonómicos del sector sociosanitario en base a los factores de riesgo específicos del sector y a las necesidades de las empresas.

Según explica la directora de Innovación en Bienestar y Salud Laboral del IBV, Mercedes Sanchis, “todos los estudios realizados en el sector apuntan a la movilización manual de pacientes como el factor de riesgos ergonómicos que mayor absentismo laboral causa dentro del sector, con la consiguiente carga socioeconómica”.

Concretamente, según los resultados publicados por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) de la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo 2015, los profesionales del sector son uno de los colectivos que presentan una percepción más negativa en relación a cómo afecta su trabajo a su salud, siendo los trastornos musculo-esqueléticos (TME) uno de los problemas más habituales de salud. Un 46% de este colectivo afirma sufrir dolencias de espalda seguido de un 45% que sufren dolencias localizadas en cuello-hombro-brazo-mano.

El sector sociosanitario es un sector fundamental dentro del estado del bienestar, da empleo a miles de trabajadores con un nivel alto de formación, cualificación y especialización excelente para el desempeño de sus tareas; sin embargo, no siempre las condiciones de trabajo son las más adecuadas. Los profesionales de este sector, están diariamente expuestos a un amplio abanico de riesgos en sus puestos de trabajo, destacando la exposición a factores de riesgos ergonómicos.

Dada la complejidad y especificidad de las manipulaciones que se realizan en el sector sociosanitario, “el IBV ha llevado cabo el estudio y la validación en situación real de una metodología específica que permita la evaluación del riesgo dorso-lumbar que implica la manipulación de pacientes en el amplio abanico de situaciones que se presentan en el sector”, ha explicado.

Este estudio se ha llevado cabo en el marco del proyecto Ergosan que ha confinaciado IVACE y FEDER. En una primera fase, “definimos qué metodología es la más adecuada para evaluar estos riegos en el sector, seleccionando el Método MAPO (Movilización Asistencial de Pacientes Hospitalizados), al ser la mejor metodología disponible para cuantificar, de forma fiable y válida, el nivel de riesgo por movilización de pacientes en el ámbito sociosanitario”.

Esta metodología es exclusiva para el sector y no sólo considera factores como el peso del paciente sino otros factores de riesgo como la organización del trabajo, la frecuencia de manipulación de personas, la formación del personal, los equipos de ayuda disponibles y las instalaciones con que cuenta el centro de trabajo.

Definición de necesidades y validación
Durante el estudio, “en el IBV hemos tenido en cuenta las necesidades de los potenciales usuarios para definir la propuesta metodológica basada en el método MAPO, identificándose los procedimientos y herramientas necesarias para su correcta aplicación y teniendo en cuenta las principales necesidades/demandas de los potenciales usuarios”.

Gracias a la validación en entornos reales con personal sanitario, según ha declarado Sanchis, “hemos sido capaces de identificar los principales factores de riesgo ergonómicos a los que se encuentran expuestos los trabajadores y también identificar los métodos más adecuados para la evaluación de dichos riesgos, para diseñar y validar esta nueva herramienta de prevención”.

Para llevar a cabo la validación en entorno real, se proporcionó a los centros sanitarios implicados una herramienta TIC para la toma de datos en campo que permite realizar la evaluación del riesgo por manipulación de pacientes, así como un manual de uso de dicha herramienta.

Proyecto financiado por el IVACE en el marco del programa de ayudas dirigidas a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas para el ejercicio 2017, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un porcentaje del 50% a través del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020.
Referencia: IMDEEA/2017/91

Fuente: http://www.ibv.org/